Tecnología

Guía y consejos para comprar objetivos para cámaras réflex

Sabemos que no es fácil escoger un objetivo fotográfico. Actualmente en el mercado podemos encontrar una amplísima cantidad de productos que varían dependiendo de su marca, de sus prestaciones pero, también, del tipo de objetivos que elijamos y de las características de cada uno de ellos. Es por eso que hemos recurrido a la ayuda de los expertos especializados en el mundo de la producción audiovisual en Valencia, Vídeo al Cuadrado. Y es que esta productora valenciana cuenta con una larga trayectoria profesional, habiendo desempeñado trabajos para empresas como Mediaset o para el Ayuntamiento de Valencia. Además, cuentan con una gran cantidad de proyectos a sus espaldas que avalan su experiencia y profesionalidad, y que puedes comprobar en su página web: https://videoalcuadrado.com/.

Desde Valencia al Cuadrado nos explican que lo fundamental a la hora de realizar un proyecto audiovisual es “trabajar en el proyecto creativo, productivo y en la edición del contenido”. En el caso de la producción de contenidos nos detallan que para alcanzar la calidad profesional y el éxito es necesario contar con un buen equipo. Además, nos especifican que “el objetivo fotográfico dependerá del efecto que queramos conseguir con él”. Y es que podemos encontrar una gran variedad de objetivos que están pensados para lograr una creación artística y profesional muy variante, dependiendo de cual queramos desarrollar. “Según el objetivo que empleemos, tendremos una narración audiovisual muy distinta y un proyecto diferente”, nos aclaran.

Entonces, ¿Qué debemos tener en cuenta para elegir un objetivo réflex?

Elegir el objetivo que necesitamos

Como nos explicaban los expertos en producción audiovisual, debemos elegir un objetivo réflex específico para el tipo de fotografía o grabación que vayamos a realizar. Actualmente podemos encontrar los siguientes tipos de objetivos:

  • Objetivos Ojo de pez: En el caso de estos objetivos lo que conseguimos es un ángulo de visión muy superior al del ojo humano. Es decir, el campo visual que captan estos dispositivos es mucho mayor, sin embargo, la imagen se distorsiona y no puede ser empleada en todos los formatos audiovisuales o fotográficos.
  • Objetivos gran angular/teleobjetivos/superteleobjetivos: Estos objetivos no tienen un ángulo de visión tan elevado como el ojo de pez, por lo que su distorsión no es tan elevada. Los mismos pueden ser empleados en caso de que queramos fotografiar o grabar actividades deportivas o de la naturaleza. Por ejemplo, para grabar reportajes de animales sin que se percaten de nuestra presencia, ya que el zoom óptico es muy elevado. Incluso, para fotografías del espacio.
  • Objetivos clásicos: Sus características pueden variar entre unos y otros, aunque suelen tener un campo de visión muy similar al del ojo humano. Estos objetivos los podemos encontrar con una focal fija y con una focal ajustable para poder hacer zoom. Son ideales para sacar fotografías y grabaciones con planos generales. Jugando con sus características se pueden lograr varios efectos artísticos y profesionales.
  • Objetivos macro: La principal característica de estos objetivos es que nos permiten obtener fotografías a muy corta distancia entre estos y los objetos a fotografiar o a grabar. “Este tipo de objetivos es una excelente opción para trabajar con el efecto ‘Bokeh’”, nos especifican desde Vídeo al Cuadrado para conseguir un plano desenfocado y resaltar un determinado elemento.
  • Objetivos tilf-shilf: Este tipo de objetivos es utilizado para crear fotos artísticas con enfoques en un punto central y un desenfoque en los extremos del cuadro fotográfico. Estas fotos son muy utilizadas en el mundo de la arquitectura. Los mismos permiten realizar movimientos sobre el eje del lente de manera horizontal y vertical y hacia los lados.

Fijarnos en las características de cada objetivo

Desde Vídeo al Cuadrado nos recuerdan que “una buena cámara o un buen objetivo no es el único requisito para sacar buenas fotos, estas las haces tú”. Los expertos en producción audiovisual son conscientes de que elegir una buena cámara, así como un objetivo profesional, es fundamental para hacer buenas fotografías o grabaciones de vídeos, pero no es el único requisito. “Para poder conseguir buenas fotografías es necesario conocer a la perfección los ajustes de tu cámara fotográfica y contar con un objetivo que tenga unas completas características con las cuales experimentar”, señalan desde Vídeo al Cuadrado.

Por este motivo, debemos tener en cuenta una serie de cuestiones sobre las características y prestaciones de los objetivos. Por ejemplo, debemos fijarnos en la distancia focal. Es decir, en el rango de zoom óptico con el cual trabaja la cámara. También debemos tener en cuenta la distancia mínima de enfoque. Dependiendo del tipo de objetivo que vayamos a utilizar, tendremos una distancia mayor o menor. En el caso de los objetivos macro, la distancia es mucho más reducida que en un teleobjetivo, por ejemplo.

Algo que tampoco podemos dejar de lado es la calidad del diafragma. Es decir, su apertura. La apertura del diafragma se produce cada vez que pulsamos el obturador para obtener una fotografía. En ese momento, el diafragma se abre y entra la luz en el interior de la cámara y, a través de su espejo y los sensores, consigue retener la imagen. Por lo tanto, cuanto más grande sea la apertura del diafragma, mejor será el objetivo, ya que entrará más luz y no necesitaremos, por ejemplo, hacer uso del flash —que provoca ruido y distorsiona los colores originales—. “Los objetivos con mejor diafragma tienen un valor “f” más pequeño, esto quiere decir que entra más luz”, especifican los responsables de la productora audiovisual valenciana.

Por supuesto, también hay que mirar el enfoque. Si tenemos una cámara profesional, la cantidad de puntos de enfoque que tenga el dispositivo serán mayores a los de una cámara de gama media. Para hacer uso de ellos, necesitamos un objetivo que cuente con la opción de configurar el enfoque automáticamente. “Esto nos servirá para poder enfocar automáticamente. Además, cuanto mayor sea la prestación de la cámara y del objetivo, menos luz necesitaremos para enfocar adecuadamente”, aclaran los expertos de Vídeo al Cuadrado.

Entre la gran cantidad de características que tienen los objetivos réflex, merece la pena destacar, por último, la función de estabilización de imagen. “Esta es muy indicada para poder trabajar con la grabación de vídeos”, confirman los responsables de la productora. Y es que, si trabajamos con cámara en mano, es muy probable que los vídeos aparezcan movidos o, incluso, borrosos si no cuentan con un estabilizador.

Calidad de fabricación del objetivo

Hay que tener en cuenta la calidad de fabricación del objetivo. Aunque las empresas especializadas en este sector son contadas, la calidad de fabricación del objetivo es fundamental para que este funcione correctamente. La calidad de fabricación determinará, así mismo, la vida útil del objetivo. Normalmente se tiene en cuenta el ensamblado, así como la robustez, la resistencia al polvo y a las salpicaduras de agua, y, por último, a la cantidad de piezas que han sido necesarias para llevar a cabo su ensamblaje.

Votos realizados: 0. Valoración media 0/5
Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter